10 consejos para una gestión de equipos eficiente.

Gestión de equipos - businessmen-42691_1280¿Cual son las mejores prácticas en gestión de equipos, para obtener unos resultados óptimos de productividad? Esta pregunta no tiene una respuesta sencilla, ya que independientemente del tamaño del equipo que tenemos que organizar y coordinar, debemos conocer el contexto en el que nos vamos a desenvolver, así como determinados aspectos endógenos para poder conseguir el éxito del grupo.

A la hora de asumir el rol en materia de gestión de equipos, como jefe de proyecto o coordinador, hay que tener muy presente que para conseguir tener una visión de conjunto cohesionado, debemos realizar antes un análisis individual sobre cada una de las personas que componen este conjunto, así como de las problemáticas que puedan generarse por factores ajenos al equipo.

Por ello, he recopilado 10 consejos que harán que la gestión de equipos sea más efectiva.

  • Confía en tu equipo: Siempre hay excepciones, pero si en un equipo sus componentes están motivados, se sienten valorados y les gusta lo que hacen, no tienes que estar encima de ellos. Se gestionarán muy bien sin controles rigurosos, ni presiones innecesarias. Transmite esa confianza, motívalos y enséñales que es lo que buscas de ellos.
  • Aprender a decir ‘Gracias’: Está claro que es un trabajo remunerado, pero aprende a dar las gracias. A todos nos gusta sentir que lo que hacemos está valorado y la mínima expresión de gratitud que podemos aportar a las Gestión de equipos - thank-you-140227_1280personas, es agradecer la labor realizada. Haz menciones cuando algo se ha hecho bien. Cuesta poco y es una fuente de motivación extra. Mantén el equilibrio en este sentido ya que un exceso de reconocimiento, hará que su finalidad se diluya, perdiendo valor.
  • Los éxitos son de todos y los fracasos tuyos: Tu eres el responsable del equipo, por eso si algo sale mal o de una manera inesperada, se te señalará a ti por una mala gestión. Interioriza este hecho. De igual manera, si algo sale bien, debes transmitir lo importante que ha sido la labor de todo el equipo. Aprende esta lección, porque es muy motivadora para la gente que tienes a tú cargo, ya que reflejará tu implicación para con el equipo.
  • Tu equipo es el mejor. Sin dudarlo: Los trapos sucios se lavan en casa. Fuera de tu área, el mejor equipo es el que tu gestionas. No lo dudes y mantente firme en esta afirmación. Cuando haya algún fallo, revísalo con la persona o personas implicadas y da la solución oportuna. Todos nos equivocamos y eso hay que asumirlo, pero a pesar de los errores, debes confiar en que tu equipo es el mejor, o trabajar para que así sea.
  • Practica la dirección de puertas abiertas: Siempre hay que ser accesible para cualquier persona y todo el que tenga algo que decirte que no dude que lo puede hacer. No hay temas más o menos importantes. Esto te hará mejorar en la gestión de equipos, empatizar con sus componentes y aportar muchas iniciativas que habrán nacido en el corazón de las áreas que gestionas.
  • Conoce el área que gestionas: En ocasiones por diferentes razones, puede que tengas que gestionar equipos en áreas que no acabas de conocer (o que no son tu especialidad). Esto puede hacer que pierdas autoridad y credibilidad ante los componentes del equipo si detectan esa falta de conocimientos, ya que no te verán como un líder, sino como una persona que no tiene argumentos sólidos sobre determinados temas. En cambio, si tienes conocimientos técnicos sobre el área Gestión de equipos - hand-577777_1280que gestionas, además de verte como un jefe, te verán como un líder.
  • Reúnete con tus equipos tantas veces como sea necesario: No te reúnas solo con los responsables de los equipos a tu cargo. Reúnete con todos. Puede parecer una locura en algunas organizaciones, pero no estoy hablando de reuniones formales. Un café, quedar a comer, ‘after work’,…cualquier feedback con los componentes de tu equipo, es necesario y muy enriquecedor.
  • No des nada por supuesto: De todo siempre hay dos o más enfoques. Antes de dar por sentado algo, pregunta e infórmate bien. Si aun así tus suposiciones eran ciertas, aprovecha la conversación para hacer que entiendan tu punto de vista. Si para ello tienes que dar datos ajenos al departamento, no pasa nada. Siempre que no sea información totalmente confidencial o pueda generar un ambiente negativo innecesario. El resto…se puede contar todo. Piénsalo.
  • Busca la cohesión: Tu equipo también eres tú. Si no funciona bien tu equipo, no estás funcionando bien tu. Con esto debes conseguir la máxima cohesión, desde el compañerismo, evitando las envidias y la competitividad entre ellos. Esa cohesión hará que todos los componentes del grupo defiendan los mismos intereses, estando alineados con tu gestión.
  • El mentoring es bueno. Practícalo: En España tenemos la errónea creencia de que un profesional con mucho talento, nos puede quitar el puesto. Bien, pues esto puede pasar, pero también puede pasar con más probabilidad todo lo contrario. Así que enseña todo lo que esté en tu mano, potencia las virtudes de tus colaboradores, concede responsabilidades para entrenar sus hábitos, etc. Si un equipo se enriquece a nivel individual en lo referente al área profesional, tu te enriqueces.

La gestión de equipos es una habilidad que requiere muchos conocimientos y experiencia. Estos son algunos de los consejos que hay que aplicar en la gestión de equipos basadas en unas buenas prácticas. Hay muchos otros factores que no se deben pasar por alto, pero el valor más preciado para ti, tiene que ser la gente que gestionas. Al fin y al cabo el trabajo en equipo será quien consiga el éxito.

Imágenes de Pixabay.com



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *